Ejemplos de oda


Ejemplos de oda

La oda es un subgénero lírico y también puede ser llamado como composición poética de tono elevado, lo cual trata de asuntos diversos en los que se recoge la reflexión del poeta. Dependiendo del tema que se cante, puede ser religioso, filosófica, heroica, amorosa, en general se aplica a toda poesía que es destinada a ser cantada. Algunas personas religiosas la utilizan en alabanzas y otras en admiración por alguna otra persona u objeto o ciudad destacando su belleza.

En la antigüedad se cantaba con el acompañamiento de un instrumento musical, la oda es originaria de la antigua Grecia, en donde existían dos tipos de oda, por ejemplo las corales y las cantadas por una sola voz lo cual es llamado monodia.

Ejemplo de odas hechas por escritores:

  • Píndaro, compuso odas a los dioses, héroes y atletas.
  • Alceo de Mitilene, celebran las virtudes militares y a los guerreros
  • Safo, a los amantes y el amor
  • Anacreonte, se sirvió de ellas para aplaudir los placeres de la mesa y del amor
  • Horacio, basado en una mezcla de los estilos de Anacreonte y Píndaro.

Ejemplo de oda:

Oda a Roosevelt

Rubén Darío, Nicaragua 1867-1916

Es con voz de la Biblia, o verso de Walt Whitman
que habría de llegar hasta ti, Cazador,
primitivo y moderno, sencillo y complicado,
con un algo de Washington y cuatro de Nemrod.
Eres los Estados Unidos,
eres el futuro invasor
de la América ingenua que tiene sangre indígena,
que aún reza a Jesucristo y aún habla en español.

Eres soberbio y fuerte ejemplar de tu raza;
eres culto, eres hábil, te opones a Tolstoi.
Y domando caballos, y asesinando tigres,
eres un Alejandro-Nabucodonosor.
(Eres un profesor de Energía
como dicen los locos de hoy)

Crees que la vida es incendio,
que el progreso es erupción,
que en donde pones la bala
el porvenir pones.
No.

Los Estados Unidos son potentes y grandes.
Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor
que pasa por las vértebras enormes de los Andes.
Si clamáis, se oye como el rugir del león.
Ya Hugo a Grant lo dijo: las estrellas son vuestras.
(Apenas brilla, alzándose, el argentino sol
y la estrella chilena se levanta… ) Sois ricos
Juntáis al culto de Hércules el culto a Mammón,
y alumbrando el camino de la fácil conquista,
la Libertad levanta su antorcha en Nueva York.
Más la América nuestra, que tenía poetas
desde los tiempos de Netzahualcóyotl,
que ha guardado las huellas de los pies del gran Baco,
que el alfabeto pánico en un tiempo aprendió;
que consultó los astros, que conoció la Atlántida
cuyo nombre nos viene resonando en Platón,
que desde los remotos momentos de su vida
vive de luz, de fuego, de perfume, de amor,
la América del grande Moctezuma, del Inca,
la América fragante de Cristóbal Colón,
La América católica, la América española,
la América en que dijo el noble Guatemoc:
“Yo no estoy en un lecho de rosas”; esa América
que tiembla de huracanes y que vive de amor,
hombres de ojos sajones y alma bárbara, vive.
Y sueña. Y ama, y vibra, y es la hija del Sol.
Tened cuidado. ¡Vive la América española!
Hay mil cachorros sueltos del León Español.
Se necesitaría, Roosevelt, ser, por Dios mismo,
el Riflero terrible y el fuerte Cazador,
para poder tenernos en vuestras férreas garras.
Y, pues contáis con todo, falta una cosa: ¡Dios!

 




Leave a Reply


Parse error: syntax error, unexpected '$custom_fields' (T_VARIABLE) in /home/ejemplo/public_html/wp-content/themes/socrates/footer.php on line 1